Skip to main content

La construcción ha experimentado en los últimos cuarenta años un gran salto cualitativo con el concepto de vivienda pasiva como máximo exponente. A continuación, os mostraremos algunas de las ventajas de las casas pasivas para comprender por qué la demanda de este tipo de construcciones está en alza y se está generalizando en todo el mundo. Para empezar, hay que saber que una vivienda pasiva es aquella construcción que tiene una demanda energética casi nula (o nula) para mantener una temperatura estable en su interior todo el año gracias a una estrategia transversal respecto el diseño del proyecto, los materiales utilizados y en ocasiones, la incorporación de tecnología.

En 1980 nació el primer proyecto de vivienda pasiva, se construyó en la ciudad de Darmstad (Alemania). Variaron todos aquellos aspectos de una vivienda convencional que determinan su consumo energético, optimizándolos, desde el diseño de la vivienda, hasta la incorporación de  nuevos materiales para evitar puentes térmicos y alcanzar un mejor aislamiento. 25 años después, las mediciones realizadas a la vivienda confirmaron la eficacia y durabilidad de estas acciones con excelentes métricas en los análisis de comprobación. 

Tabla de Contenidos

  1. ¿Qué ventajas aporta una casa pasiva
  2. Vivienda pasiva vs Vivienda convencional
  3. ¿Cuál es la situación actual en la construcción de casas pasivas
  4. La clave en la construcción de casas pasivas es la madera
  5. ¿Cómo aguantan las Casas Pasivas el fuego?
  6. ¿Cómo aguantan las Casas Pasivas la humedad?
  7. ¿Todas las casas pasivas son iguales?

1.¿Qué ventajas aporta una casa pasiva? 

El confort térmico. En primer lugar, la eficiencia energética de una vivienda pasiva aporta un óptimo nivel de confort térmico todo el año a bajo coste, con un ahorro de hasta un 90% en energía respecto una vivienda convencional.

Salud. Las características de una casa pasiva garantiza un índice de humedad relativa superior al 40%. Por debajo de este índice, estamos expuestos a bacterias, virus y alergias. Una vivienda pasiva es un lugar saludable para sus ocupantes.

El ahorro. Una vivienda pasiva es más rentable que una vivienda convencional a largo plazo gracias a ese ahorro. El coste energético de una vivienda es una “hipoteca oculta” que siempre hay que tener en cuenta en el momento de decidir una adquisición.   

Menor impacto medioambiental. El impacto medioambiental de una casa pasiva es inferior a otras construcciones con una notable reducción de las emisiones de CO2 gracias al uso de energías renovables. Así como por el uso de materiales sostenibles cuidadosamente elegidos y un sistema constructivo que requiere menos cantidad de deshechos y runa.

Mejor descanso. El aislamiento acústico también es protagonista de una vivienda pasiva ya que los materiales que utilizamos en su construcción favorecen también esa cualidad. Una vivienda bien aislada del exterior y en su interior, favorece un mejor descanso así como una mayor sensación de bienestar físico y mental.  

¿Quieres saber más detalles sobre una casa pasiva? https://casasconsumocero.com/casa-bioclimatica/

2. Vivienda pasiva vs Vivienda convencional 

Además de lo mencionado anteriormente respecto al ahorro energético y la rentabilidad de la inversión, adquirir una casa pasiva es una buena idea en comparación con una vivienda convencional, tanto si piensas que puedes venderla en unos años como si decides que será una casa para toda la vida. Por sus características, una vivienda pasiva requiere un bajo mantenimiento y tiene una gran durabilidad. Las normativas medioambientales cada vez son más restrictivas y no cumplir con los estándares del momento, te penalizará y repercutirá en el precio de venta de una casa convencional, si lo que quieres es venderla dentro de veinte años. En cambio, tu casa pasiva, seguirá cumpliendo con eficacia los más altos estándares de eficiencia energética y sostenibilidad. Comprar una vivienda convencional ahora, es estar comprando un tipo de construcción en desventaja respecto el cumplimiento de normativas que poco a poco se van a ir introduciendo en el mundo de la construcción, requerirá un mayor mantenimiento y un esfuerzo en invertir de forma recurrente en adaptar la vivienda a las normativas de ese momento. Una vivienda pasiva es la opción más inteligente si estás pensando en comprar una nueva casa. 

 

 3.¿Cuál es la situación actual en la construcción de viviendas pasivas? 

En los últimos años ha aumentado la demanda de casas pasivas especialmente después del COVID-19, cuando los problemas de aislamiento, ventilación o coste energético en la mayoría de las viviendas convencionales han dejado en evidencia la necesidad de muchas personas de replantearse nuevas prioridades en la elección de una nueva casa.  Ya no se trata de un diseño que cumpla sino de algo más relacionado con la economía a largo plazo, así como la salud y el bienestar en el hogar. El cambio climático también ha evidenciado que es necesario un cambio radical en la forma en la que nos relacionamos e impactamos sobre el medio ambiente. 

La construcción de viviendas pasivas satisface esas necesidades, aportando salubridad, ahorro y sostenibilidad.

El uso de la madera, fundamental en una vivienda pasiva, reduce hasta un 60% los tiempos de construcción y además un sistema constructivo pre industrializado, que permite preparar las partes más importantes en fábrica para luego ensamblar las piezas en obra de forma fácil y con una considerable reducción del ruido y molestias a los vecinos. Eso ha promovido que las administraciones en toda Europa realicen proyectos de viviendas o edificios públicos con criterios de construcción pasiva

Más allá del ámbito institucional, la construcción de casas pasivas en el ámbito privado es predominante y está en un alza imparable, ya que la evolución hacia criterios de sostenibilidad y eficiencia energética hacen irreversible plantear que exista en un futuro una competencia entre construcción tradicional o construcción de viviendas pasivas

 

4. La clave en la construcción de casas pasivas es la madera

Edificio Mjostarnet de 85 metros o los apartamentos Treet de 53 metros, ambos en Noruega, El centro Cultural Jara de 75 metros en Suecia, El edificio Haut con 75 metros en Amsterdam, una residencia de estudiantes de 53 metros en Vancouver o los apartamentos Ascent en Milwaukee con 87 metros de altura tienen en común que están construidos con madera. No es tan novedoso, el templo de Fogong en China supera los 53 metros, el Templo Horyu-ji de Nara del siglo VIII en perfecto estado así como la  casa Fairbanks de 1636, en Massachusetts, la vivienda de madera más antigua en USA perfectamente conservada en la actualidad. En Europa, iglesias de madera del siglo XII siguen en pie.

Existe la idea que una construcción con madera es de baja calidad o tiene menor resistencia que una construcción de otro material como piedra u hormigón. Los ejemplos mencionados anteriormente desmienten ese prejuicio y confirman el uso de madera como un material duradero y resistente. 

Es el único material renovable, necesita menos energía en su producción, es más resistente que el acero y tiene una durabilidad de más de cien años en buenas condiciones si se trata de una estructura. El uso de la madera en una casa pasiva es clave para obtener los mejores resultados en aislamiento, resistencia y durabilidad. 

 

5. ¿Cómo aguantan las Casas Pasivas el fuego? 

Una vivienda de madera ofrece una mayor protección antiincendios que una vivienda convencional por varias razones. La madera que se utiliza en la construcción está especialmente preparada para ello. Su baja conductividad (entre un 0,09 y 0,15 Kcal/mhºC) lo que evita la propagación del fuego en la superficie y al no contener ningún tipo de metal, la estructura no colapsa, a diferencia de una vivienda hecha de hormigón, por ejemplo, que debería derribarse tras un incendio. La estructura de una casa de madera se mantiene intacta tras el fuego ya que se forma una corteza con la combustión que ejerce de protección.

En definitiva, una casa pasiva con estructura de madera tiene una mejor respuesta  ante un incendio, conservando la estructura intacta y con mínimos daños en el interior.  Por otro lado, en Casa Consumo Cero incorporamos lana de roca, un potente aislante y protector antitérmico que protege aún más la vivienda de factores externos destructivo como puede ser el fuego. 

 

6. ¿Cómo aguantan las Casas Pasivas la humedad? 

Efectivamente, la humedad es la principal enemiga de la madera. Es por ello que desde la concepción del proyecto se presta mucha atención a que la estructura esté debidamente aislada de zonas potencialmente húmedas, como son el suelo o la roca. La incorporación de la lana de roca o la ventilación mecánica evitan que puedan llegar a existir problemas de humedad que puedan afectar la estructura. En nuestras casas pasivas, los problemas de humedades o moho son inexistentes.

 

¿Te gustaría saber qué más materiales utilizamos  para aislar una Casa Consumo Cero?  https://casasconsumocero.com/sistema-constructivo/

7. ¿Todas las casas pasivas son iguales?

Existen unos parámetros relacionados con la eficiencia energética y el uso de materiales que son imprescindibles para que una vivienda sea considerada como una casa pasiva. La diferencia está en el nivel de las calidades utilizadas, en la competencia, así como la experiencia de los arquitectos y operarios en este tipo de construcciones o la implementación de herramientas de gestión adecuadas determinan la calidad de una vivienda pasiva. En Casa Consumo Cero, innovamos constantemente nuestra propuesta incorporando elementos que refuerzan la idea de habitar en una vivienda sostenible y de bajo impacto medioambiental, sin renunciar a todas las comodidades. Recuperación de aguas grises, eco, piscinas o domótica. . Sabemos que es una decisión muy importante, por eso, en Casa Consumo Cero te ofrecemos talento, eficacia y seguridad en la construcción de tu nuevo hogar. 

¿Has pensado cuánto puede costar tu idea de proyecto de casa pasiva? Podemos valorar tu idea y hacerte un presupuesto sin compromiso. https://casasconsumocero.com/nuestro-metodo-360/

En definitiva, optar por una vivienda pasiva puede determinar muchos aspectos de tu día a día como son tu economía doméstica y el ahorro que supone en la factura energética, por los beneficios que aporta a tu salud y bienestar así como tener la garantía a largo plazo de tener una casa pasiva que cumple con las más elevadas exigencias medioambientales

Leave a Reply