Skip to main content

La eficiencia energética en el hogar se ha convertido en un aspecto crucial para la mayoría de las personas sea por una conciencia ambiental o por el ahorro económico (o ambos) son prioridades importantes. La importancia de optimizar el consumo de energía en una vivienda no solo beneficia nuestra economía doméstica, sino que también contribuye significativamente a la preservación del medio ambiente. Una vivienda pasiva se centra en alcanzar la máxima eficiencia energética con criterios de sostenibilidad. Una estrategia que parte de un diseño específico pasando por un uso de materiales determinados hasta la incorporación de tecnología dan como resultado vivienda de alta eficiencia energética, con unos índices superiores a cualquier vivienda tradicional. 

 

  1. ¿Qué es la eficiencia energética en una casa?
  2. Los beneficios de un uso eficiente de la energía.
  3. Estrategias para favorecer la eficiencia energética de una casa.


¿Qué es la eficiencia energética en una casa?

La eficiencia energética se refiere a la capacidad de una vivienda para utilizar la menor cantidad de energía posible sin renunciar a un alto confort térmico todo el año. Eso implica la implementación de tecnologías y prácticas que reducen el consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y electrodomésticos, entre otros. Para quien está buscando una nueva casa toma relevancia la importancia de adquirir una vivienda que cumpla los más altos estándares de eficiencia energética en su decisión final.

 

Los beneficios de un uso eficiente de la energía

Ahorro Económico

Uno de los beneficios más evidentes de mejorar la eficiencia energética en una casa es el ahorro económico a medio y largo plazo. Puedes alcanzar un ahorro de hasta 100.000€ en 30 años, periodo medio de duración de una hipoteca. Aunque la inversión inicial te pueda parecer algo mayor (no más de un 5% en algunos casos, el ahorro acumulado a lo largo del tiempo compensará con creces ese esfuerzo.

 

Un menor impacto medioambiental

Reducir el consumo de energía en el hogar no solo beneficia el bolsillo, sino que también tiene un impacto directo en la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero. Al disminuir la demanda de energía, se reduce la necesidad de utilizar fuentes de energía que generan contaminantes, como los combustibles fósiles. Esto contribuye a mitigar el cambio climático y preservar el medio ambiente para las generaciones futuras.

 

Más allá del confort, tu salud es importante

Un hogar eficiente energéticamente es un lugar con un ambiente más cómodo y saludable. Además, la calidad del aire puede mejorar al reducir el uso de sistemas de calefacción y refrigeración que pueden contaminar el aire interior y con la incorporación de sistemas de ventilación de doble flujo y sumado a los materiales sostenibles y naturales utilizados en una vivienda Casa Consumo Cero, mejoran alivian o evitan síntomas de asma, alergias, catarros, así como favorece la calidad del sueño y ofrece una sensación de bienestar.

 

Una inversión segura

A medida que la conciencia ambiental se arraiga en la sociedad, el índice de eficiencia energética de una casa se convierte en un factor crucial al evaluar su valor. Las casas con características sostenibles y eficientes energéticamente son más atractivas para los compradores conscientes del medio ambiente, lo que puede traducirse en una mayor valorización del inmueble. También la idea de comprar una vivienda en la que no hay que hacer ningún tipo de obra para adecuarse a una normativa medioambiental, es determinante en la elección de un futuro comprador. Adquirir ahora una vivienda construida con parámetros tradicionales, es comprar una vivienda desfasada. 

 

Estrategias para favorecer la eficiencia energética de una casa.

Aislamiento Térmico

Un buen aislamiento es fundamental para mantener la temperatura interior de una casa. El aislamiento térmico en paredes, techos y suelos reduce la pérdida de calor en invierno y mantiene la frescura en verano, reduciendo así la carga en los sistemas de calefacción y refrigeración. En una Casa Consumo cero, la rotura de los puentes térmicos es imprescindible para alcanzar el mejor índice de eficiencia energética de Europa, incorporando además materiales naturales y aislantes como son la madera y la lana de roca entre otros, garantizan la conservación de la temperatura interior de forma autónoma y sin esfuerzo. 

 

 Ventanas Eficientes

El uso de ventanas de PVC, un material de baja conductividad y con un doble acristalamiento con aislamiento térmico reduce la pérdida de calor en invierno y evitar la entrada de calor en verano. Gracias a nuestro sistema constructivo modular, puertas y ventanas se instalan en la fachada correspondiente en la fábrica, en un medio controlado, favoreciendo un mejor sellado y la total reducción de pérdidas de temperatura desde el interior. 

 

La tecnología, la gran aliada en mejorar la eficiencia energética de las casas

Una combinación de placas fotovoltaicas, aerotermia y ventilación de doble flujo. Nos permiten ofrecer un excelente refuerzo en nuestras casas pasivas para alcanzar los mejores índices de eficiencia en nuestras viviendas. La aerotermia permite recoger el aire del exterior transformándolo en energía calorífica para obtener una temperatura estable en el interior de la casa y la ventilación de doble flujo, renueva constantemente el aire de la vivienda, garantizando una mayor salubridad y sensación de bienestar. Las placas fotovoltaicas son determinantes para que funcionen sin esfuerzo y reducir así el consumo energético.

Inversiones inteligentes para un futuro sostenible.

La eficiencia energética en una casa no es una tendencia de moda, sino una necesidad imperante que Casa Consumo Cero nos centramos especialmente además de construir viviendas de bajo impacto medioambiental con materiales y un sistema constructivo sostenible. La implementación de medidas y tecnologías que optimicen el consumo de energía no solo beneficia la economía doméstica, sino que también contribuye activamente a la sostenibilidad ambiental. Una vivienda eficiente y sostenible refleja los valores sociales y medioambientales de sus ocupantes.