Según la empresa Saint-Gobain España, por ejemplo, con un vidrio doble formado con dos lunas de 4 mm separadas por una cámara de aire de 12 mm y 5 ºC de temperatura exterior, junto al vidrio del lado interior, habrá 10 ºC (considerando que en el resto del ambiente hay 20ºC). En cambio, si esa cámara se amplía a 16 mm y agregamos un vidrio bajo emisivo, junto al vidrio interior habrá unos 16 ºC. Es evidente que se amplía el confort en la vivienda.

  • Un vidrio de baja emisividad proporciona beneficios también en verano, ya que se reduce la entrada de energía solar directa a la mitad. Por eso, este tipo de vidrios también están aconsejados para climas calurosos.
  • Otra opción, la nuestra colocamos triple vidrio y dos cámaras, implica colocar carpinterías de mayor espesor y resistencia. Esta opción es aproximadamente siete veces más aislante que un vidrio doble básico.
Volver a Inicio